viernes, 15 de abril de 2011

El viento no es bueno.

Que poco me gusta ir a trabajar y que una vez llegue allí me tenga que volver porque hacía demasiado aire para completar mi misión. Hmmm la vida como una aventura rpg con misiones y todo. hmmm interesante.... Como me gusta tener esta imaginación tan desbordante que me creo mis pequeños, estúpidos y tupidos cuentos.

Lo bueno de imaginar cosas es mantener viva la imaginación. Creo que es algo que con los años muchísima gente va perdiendo y solo logra encontrarla en contadas ocasiones. Supongo que gran parte de la culpa la tiene el estrés y las prisas. Uno apena tiene tiempo de sentarse a pensar y reflexionar.

Hace ya mucho tiempo me gustaba echarme por el puro placer de hacerlo y divagar sobre asuntos trascendentales. El origen del mundo, la existencia o no de un ser superior, la historia de la humanidad, el origen del bien y del mal. Pero he llegado a un punto en el que solo pienso en ello cuando algo me pega muy fuerte o sale en alguna conversación. El motivo, creo, debe ser que estoy cansado de buscarle respuestas a aquello que no se puede comprobar y si no se puede comprobar con plena certeza ¿para qué preocuparse por ello?

¿Hay vida después de esta vida? Sinceramente, no lo sé y no me importa lo más mínimo. El saber que hay o el saber que no hay no cambia en nada lo que yo haga o deje de hacer con mi vida. No tendría sentido ni propósito alguno el actuar de manera diferente sabiendo que te queda más o menos tiempo de realidad.

Si me fuese a morir, a sabiendas, en unas semanas haría prácticamente lo mismo que llevo haciendo hasta ahora. Lo único que haría serían un par de llamadas a gente de lejos para hacerles saber la situación y que ya no volverían a saber de mi más que en sus recuerdos. A la gente de cerca... no creo que les dijese nada. No me gustaría la sensación incómoda que les produciría estar cerca de mi y saber lo que va a pasar en poco tiempo. Sinceramente, nadie piensa en ello y vive de acorde a esa ignorancia.¿porqué el que alguien se fuese a morir debería de cambiar tu relación con esa persona? ¿acaso no la valorabas tanto o de igual manera cuando sabías que estaba ahí siempre aunque la ignorases por momentos? Yo... seguiría como siempre. Sí..... a excepción de una buena fiesta a modo personal de despedida.. o mejor una torrà. con allioli del que le gusta a Luis como lo hago.

Mañana a madrugar. Me iré ya a dormir. Besos!!


2 comentarios:

Saray Pavón dijo...

Por esa regla de tres... has dicho varias cosas distintas que harías si supieses que te vas a morir antes de "lo que piensas" que alterarían tu rutina (las llamadas, la fiesta,...).

Yo... vivo haciendo lo que quiero hacer antes de morir. Aunque mi muerte llegue con 100 años... siempre hay libros nuevos, ciudades que descubrir,... :P

:**

Saray Pavón dijo...

¿Todo bien? :)