viernes, 12 de junio de 2009

Destellos

Es peligroso llevarse música a la huerta. Núnca se sabe cuando sonará esa canción que te hará ponerte a bailar.

No hay comentarios: